ENERGÍA

1. Reduce tu consumo energético

  • Los aparatos electrónicos en modo de espera, también consumen energía eléctrica, esto sólo se evita desconectándolos.
  • Cuando compres un electrodoméstico, averigua la clasificación energética y elige el que sea más eficiente.
  • Cocina con ollas con tapa, eso te permite una cocción más rápida de los alimentos y un menor consumo de energía.
  • Utiliza lavarropas, secarropas y lavavajillas con carga llena
  • Apaga la luz cuando salgas de tu hogar u oficina.
  • Configura los equipos de trabajo en modo “ahorro de energía”.
  • Da preferencia al uso de escaleras en lugar de ascensor, es mucho más saludable, económico y ecológico.
  • Al finalizar tu jornada de trabajo apaga todos los aparatos que utilizas.
  • Aprovecha la luz natural.

2. Usa iluminación natural o de bajo consumo

  • Reduce el cansancio visual, tiene mayor duración, reciclable y no acumulan calor.
  • Aprovecha la luz natural y el elige colores claros en las paredes y techos.
  • Utiliza bombillas de bajo consumo.
  • Utiliza interruptores independientes para iluminar solo las zonas necesarias de una misma área.
  • Enciende las luces solo de las áreas que estés utilizando.
  • Apaga las luces cuando sean innecesarias.
  • Coloca sensores de movimiento para el encendido y apagado automático de las luces en los espacios comunes, sótanos o almacén.

3. Conserva una climatización apropiada

  • Cierra las ventanas o cortinas durante la noche de forma que no se pierda calor a través de las ventanas.
  • Regula el aire acondicionado en verano (24°) e invierno (20°). Utiliza preferentemente ventiladores de techo.
  • Asegúrate de que las puertas y ventanas están cerradas mientras funcionan los equipos de climatización.
  • Utiliza los dispositivos de climatización solo cuando sea necesario.

4. Reduce tu huella de carbono

  • ¿Qué es? La cantidad de Gases de Efecto Invernadero (GEI) que emitimos a la atmósfera directa o indirectamente por motivo de nuestras actividades.
  • Reduce tu consumo eléctrico.
  • Utiliza transporte público o comparte tu auto.
  • Para transportarte a distancias cortas, camina o usa la bicicleta.
  • Consume productos locales.
  • Recicla y reutiliza todo lo que puedas.
  • Prefiere los artículos mexicanos sobre los importados.
  • Reduce tu consumo de carne.
Acceso a la Unidad de Transparencia y Archivos del Poder Ejecutivo